Blogia
Sigue a la Bola.

Cuba entera se levantó aquel 9 de abril de 1958.

9 de Abril de 1958: Hechos más significativos a través del país; el asalto a las emisoras nacionales y la transmisión por sus canales del llamamiento a la huelga general revolucionaria, el asalto a la armería de La Habana Vieja, la voladura de registros de electricidad, los paros y sabotajes en varias terminales del transporte, la quema de gasolineras y de vehículos, la interrupción del transito de entrada y salida de la capital, los sabotajes, acciones y paros en Guanabacoa, el Cotorro, Madruga, el asalto a la emisora de Matanzas dirigido por Enrique Hart, el descarrilamiento de trenes en Jovellanos, el ataque al cuartel de Quemado de Güines y la interrupción de la Carretera Central en Manacas, las acciones del Condado en Santa Clara, la paralización y el dominio absoluto de Sagua la Grande, el asalto y sabotaje a la planta eléctrica de Vicente en Ciego de Ávila, acciones diversas en Camagüey, y la paralización prácticamente completa de todo Oriente por la acción combinada de las fuerzas guerrilleras y de la clandestinidad, incluido el ataque al Cuartel de Boniato por las milicias de Santiago de Cuba dirigidas por René Ramos Latour.”

En Sagua fueron tomados diferentes objetivos estratégicos por los jóvenes huelguistas, quienes lograron resistir durante casi 24 horas al empuje del reforzado ejército batistiano.

La represión a ese levantamiento dejó como saldo 60 muertos sólo en el territorio que actualmente ocupa Villa Clara, de ellos una cuarta parte en Sagua la Grande. Allí los huelguistas fueron replegados y ametrallados por la aviación en la zona rural conocida por Monte Lucas, lugar donde posteriormente fue erigido un monumento a la histórica gesta.

Faustino Pérez asegura que. “Una consecuencia inmediata de los hechos del 9 de abril fue la formación de nuevas columnas guerrilleras como la Pepito Tey, y la que dirigida por Víctor Bordón pasó a operar en las montañas del Escambray. Igualmente, decenas de grupos precariamente armados permanecieron alzados y muchos se fueron incorporando a los distintos frentes guerrilleros.”

Si bien la huelga avivó la llama de la insurgencia por toda Cuba y atemorizó al régimen, factores de orden táctico y organizativo malograron el éxito de aquella jornada.

La ofensiva desatada posteriormente por la tiranía, lejos de debilitar a la Revolución, la hizo más fuerte hasta lograr la victoria definitiva en enero de 1959.

La huelga del 9 de abril, sirvió de base para solidificar la unidad de las fuerzas revolucionarias y preparar el camino para la ya muy cercana victoria
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres