Blogia
Sigue a la Bola.

Un Hombre y un nombre.

Nunca pudo decirle la verdad sobre su nombre: Bolivia.                                            

  Aquel día, solo caminaba por los pasillos del hospital de maternidad, esperaba con ansias la llegada de su primer hijo. Ya tenían hasta el nombre y la ropita azul para “el varoncito”. Justo a las 6 de la tarde del 3 de enero de 1970 nació su primer hijo. Pero la sorpresa fue grande. ¡Es hembra y pesó 8 libras! La noticia fue como un cubo de agua fría. Se desvanecieron entonces los sueños de enseñarle a jugar el béisbol,  de excavar en las cuevas del Escambray y hasta de saberlo el heredero de “sus tesoros”.Cuentan que primero puso cara de desconsuelo, luego de asombro y por último de felicidad. ¡Caramba  ya soy padre! , exclamó. La ropa de la niña, se volvió amarilla, luego de cambios internos  en la sala obstetra y el nombre escogido por los jóvenes padres, de nada valía colocarle una letra A al final. En vez de Ernesto, como el Che Guevara se llamará Bolivia, como la tierra que guarda sus restos allá en América Latina  y Tamara por la única mujer de su guerrilla.  Así bautizó la vida, a la primera hija de un cubano, maestro de profesión, por aquel entonces con 30 años de edad y muchas historias por contar.El tiempo, el implacable, pasó y volaron  más de  5 años mejor 10, y allí estaba la intranquila niña que un día preguntó: ¿Por qué me pusiste el nombre de un país? Reclamó a su padre. Todos se ríen de mí  y no me gusta, cuando sea grande me lo voy a cambiar, replicó insistente. El padre miró a su hija y con voz baja le dijo; “Algún día descubrirás el sentido de tu nombre y me dirás” (…)  Cuando la niña cumplió los mismos años que el padre tenía cuando ella  nació, una ciudad cubana era noticia en el mundo. Santa Clara se convertía por esa fecha en la Ciudad del Che Guevara. Durante 30 años permanecieron sus restos bajo “la pachamama” traducido del lenguaje aymará al español, significa la madre tierra. En esa misma ciudad cubana, creció aquella niña que hasta ese momento desconocía por qué su padre la nombró tierra aymará.Un beso en  la frente sello la respuesta, después de que una enfermedad dolorosa, cegara la corta vida de un padre orgulloso de su primera hija. Para ese momento se le borraron los deseos de un cambio de nombre que pensó en la infancia, pero era   demasiado tarde para darle la respuesta sobre aquel nombre de país y de guerrillera. Descubrió que había heredado  más que  un preciado tesoro, había heredado su vida.       Nunca pudo decirle la verdad a su padre amado y solo con la labor que realiza todos los días desde un lugar de Santa Clara, la Ciudad del Che en Cuba, firma cada artículo con el mismo nombre de aquella inscripción de nacimiento: Bolivia Tamara Cruz Martínez.                           

  En homenaje a mi padre, Agripino Felipe Cruz Jiménez (1940-2005)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

J2arte -

Creo que las restricciones de la cantidad de palabras que debes escribir, atan un poco plasmar toda la historia que intentas expresar en la mistica de la dotacion de ese nombre que llevas.
Conociendo un poco, el autor de tus dias, el culpable de tu nombre, el hombre que es un soñador y un sanador de luces y sombras.
Tambien esta la historia inconclusa del porque su otro hijo se llama Tupac... esa tambien amerita que la escribas, que la relates, tratando de aproximarte un poco al como lo haria ese gran hombre, autotilado como el Rey del Escambray, "El que nunca muere", entre otros nombres con lo que se llenaba de triunfos.
Es bien curioso, el como habiendo nacido usted en una epoca donde sin saber el porque los padres apostaban por los nombres mas "originales" causando lastres futuros para sus hijos, que como yo deben arrastrar con un nombre el cual no tiene nada que me ate a una idea... "El Pino" aposto por darles a sus hijos, nombres de lucha, nombres cargados de historias, y abiertos al futuro... cuanto me ubiece gustado que mis padres tuvieran esa claridad...
Ahora con 35 años, vivo con un nombre, de moda de los años 70, que no significa nada en nuestro idioma y en otros idiomas es un nombre comun de feminas... todo lo contrario y todo lo opuesto a la necesidad actual, viviendo en un pais de habla francesa donde mi nombre es comun entre bellas mujeres natales de aca...
Cuando envio mi nombre a cualquier lugar, siempre esperan encontrarse con una cubana, llamada Julienne... jejjeej que decepcion al ver a un cubano, llamado Julienne... la primera pregunta que siempre ha sido una constante: ... el porque de tu nombre?... respuesta: ... mis padres no tenian idea?
pues nada, en sintesis... la historia muchas veces le da la victoria a los idealistas y soñadores... "el Pino" tuvo acertado juicio.
Ahhhh, falta tambien que escribas las otras variantes que habian para nombrarte... para que los que te leemos profundicemos mas en las opciones y coincideremos, que entre todas las opciones... Bolivia era para usted la mejor...
y por supuesto, tambien faltaria la historia de: Gorongoro... una de las regiones mas lindas de africa (patrimonio UNESCO) y el nombre que un abuelo, siempre le dio a su nieto... el porque? bueno dejo que hagas tu trabajo, tan solo yo soy un amante de la historia de tu familia y en especial la del Cimarron del Escambray, que todavia recorre sus caminos, dando lecciones a los recien profesionales de la educacion, habaneros que llegaron al Escambray, creyendose que lo conocian todo, creyendo que podian colonizar una region indomable...

elisa beatriz -

bola
por fin pude visitar tu página¡¡me encantó¡¡pude comprobar una vez más que eres una genial persona y gran periodista.Te admiro, tengo suerte de conocerte.

La Consuegra -

Bolivia, he pasado muy rapidito por aquí y me ha gustado mucho ver tus sentimientos de hija,madre y periodista incondicional a la Revolución. Te felicito.
Osmaira
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres