Blogia
Sigue a la Bola.

SEREMOS COMO EL CHE.

SEREMOS COMO EL CHE. La primera vez que dijo la frase no imaginaba Ernesto que su mamá le estaría anudando sobre sus hombros la pañoleta azul. Y fueron miles de voces infantiles que a lo largo y ancho de todo el archipiélago cubano aquel 8 de Octubre de 1997 jurarían ser como él. Lejos estaban de imaginar que pocos días después, el 17 de Octubre del propio año, los restos del Comandante Ernesto Che Guevara serían depositados para siempre en el Museo Memorial de la Plaza de la Revolución que se honra con su nombre en Santa Clara.
Ernesto y sus compañeritos llevaron flores a la base del Monumento que se alza en bronce en el imponente  lugar. Los niños santaclarareños, ya iniciados como pioneros y pioneras escucharon en aquella oportunidad, la carta del Che a sus hijos… 
Carta de despedida del Che a sus hijos

A mis hijos: 

Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto:

Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre Uds.

Casi no se acordarán de mí y los más chiquitos no recordarán nada.

Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.

Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.

Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un gran abrazo de

Papá

Después de tan especial momento, los padres abrazaron a sus hijos  con  el símbolo de tener un pedacito de cielo libre y soberano sobre sus hombros por el que también el Che luchó y como unión indisoluble de la América toda,  el nudo de sus pañoletas celestes bien apretado como lo soñó el maestro... En cuadro bien apretado desde el Bravo a la Patagónia.
Así mi Ernestico, un día me preguntó, mamita, ¿por qué te llamas Bolivia? Y por la inocencia de sus 6 años le respondí…para que tú te pudieras llamar Ernesto como el Che...
Hoy mi hijo tiene 13 años y aún es miembro de la Organización de Pionero José Martí, con orgullo le veo sonreír y recuerdo aquel 8 de octubre de hace exactamente igual cantidad de años el día en que se hizo pionero y le escuche decir junto a sus compañeritos de aula en la Plaza Comandante Ernesto Che Guevara de Santa Clara… ¡Seremos como el Che! 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres